Visita al Musée Carnavalet

El jueves pasado tuve la enorme alegría de visitar el museo Carnavalet, el cual tiene como temática la historia de Paris. Sus colecciones ilustran la evolución de la ciudad desde la prehistoria hasta nuestros días. Situado en dos palacetes en pleno centro del barrio del Marais, en Paris, nos presenta un amplio abanico de obras de arte y recuerdos que evocan la vida cotidiana e intelectual de la capital.

El segundo piso de dicho museo está enteramente dedicado a la Revolución Francesa. Es increíble y realmente emocionante ver la cantidad de objetos que podemos encontrar allí. En este posteo, y en varios más dado que no me va a entrar todo aquí, voy a mostrarles algunas fotos que pude tomar así ustedes también lo pueden ver. Todas se pueden agrandar haciendo clic.


Anillo que contiene cabello de María Antonieta trenzado con cabello de la princesa de Lamballe, en oro y piedras preciosas.

Elementos que servían para afeitar al Luis XVI: una navaja para afeitar y un "plate à barbe". Al lado, el vaso de Luis XVI. Todo esto fue utilizado mientras era prisionero en el Temple.

Medallon de plata conteniendo cabello de María Antonieta

Hoja del cuaderno del Delfín, en donde podemos leer: "Nacionalmente amado. Igore los placeres funestos para los humanos, son muy vanos. Luis Delfín."

Juego de ajedrez perteneciente a Luis XVI durante su encierro en el Temple. Mas a la izquierda, lo que se ven son pequeños soldaditos de juguete pertenecientes al Delfín.

Vistas de Paris en el siglo XVIII

Les dejo en este posteo una serie de vistas de la ciudad de Paris durante el siglo XVIII. La ciudad de Paris en esta época seguía teniendo un paisaje medieval. Se conoce por varios testimonios que la ciudad era sucia, hedionda, por partes oscura y con mucho amontonamiento de gente en sus calles. No fue hasta la llegada del emperador Luis Napoleón Bonaparte en 1852 que la ciudad se modernizó por completo, lo cual incluía un proyecto de urbanización concreto: arreglo y construcción de calles y boulevares, reglamentación a las fachadas de las casas, construcción de espacios verdes, de cloacas y de conductos de agua, además de la reconstrucción de monumentos.

Estas pinturas hechas por Nicolas Jean-Baptiste Raguenet nos muestran la Paris de antes, la medieval y un tanto abandonada.... Todas ellas se encuentran en el Musée Carnavalet, en París.


La joute de mariniers entre le pont Notre-Dame et le Pont-au-Change, 1756

La place de Grève et les décorations pour le feu d'artifice à l'occasion de la naissance de la princesse Marie-Thérèse, fille du Dauphin, 1746

L'Ile Saint-Louis et le pont rouge vus de la place de Grève, 1750/1760

L'archevêché, l'Ile Saint-Louis et le pont de la Tournelle, 1750

Le cabaret de l'image Notre-Dame, Place de Greve, 1751

Joseph Haydn: Sinfonía n°85, o "La Reine"




Era probablemente en 1784 cuando Joseph Haydn viajó a Paris. Esto se debió a que el músico recibió una comisión especial por parte del Chevalier Saint-Georges, director de la recién formada Loge Olympique de Paris, una rama de la logia masónica. El resultado de ello fueron 6 sinfonías, de la 82 a la 87.

La sinfonía nº85 en Si bemol es la cuarta de esas seis sinfonías "parisinas", y es la que dejó encantada a la reina María Antonieta. Su movimiento lento, construido a base de variaciones sobre una canción francesa muy popular en aquel tiempo, La gentille et jeune Lisette, y el delicado tono del minueto, en el que se respira la atmósfera de la Austria natal de la reina y del propio Haydn, fueron las grandes novedades de la composición.

Por todo esto, esta sinfonía se ha ganado el apodo de "La Reina de Francia".

La misma consiste de cuatro movimientos:
* I. Adagio-Vivace
* II. Romance: Allegretto
* III. Menuetto: Allegretto
* IV. Finale: Presto

Y su orquestación, bastante modesta para lo que se podía ofrecer en París, consiste en una flauta, dos oboes, dos fagotes, dos cornos y cuerdas.


Para más información (en inglés) sobre los distintos movimientos de esta sinfonía, se puede visitar
The Burgess Hill Symphony Orchestra




 

Luis XIV poeta: anécdota de Madame de Sevigné

 
Carta de Madame de Sevigné al Marqués de Pomponne
1 de diciembre de 1664

Os contaré una historia menuda, que es verdadera y que os divertirá. El rey (n.d.e: Luis XIV) hace versos. El hizo el otro día un madrigal, que él mismo encontraba poco feliz. Una mañana, le dice al mariscal de Gramont: "Leed, os suplico, este madrigal y decidme si habéis visto otro tan poco razonable, porque desde que ha sabido que me placen los versos, me llegan de todos lados." El mariscal, después de haberlo leído, dice al rey: "Sire, Vuestra Majestad juzga divinamente todas las cosas; es verdad que este es el mas tnto y más ridículo madrigal que yo haya leído". El rey se echa a reir y dice: "¿No es verdad que el que lo ha hecho es fatuo y desprovisto de juicio? a lo que el mariscal le responde: "Sire, no hay medio de darle otro nombre. -Bien - dice el rey - estoy encantado de que me hayais hablado tan buenamente; yo soy quien lo ha hecho. -Ah!, Señor, qué traición, dadmelo nuevamente, yo lo leí bruscamente. - No: los primeros sentimientos son los mas naturales. El rey ha reído mucho de esta locura y todo el mundo ha encontrado que esta es la más curel broma que se puede hacer a un viejo cortesano. Yo, que gusto siempre de hacer reflexiones, quisiera que el rey comprendiera por ello que lejos está siempre de poder conocer la verdad.

-"Cartas" de Madame de Sevigné